Red María Misionera

Santuario Diocesano del Divino Niño Jesús - Lima Perú

I. JESUS, PASTOR

Las figuras de los pastores y de las ovejas, tan comunes en los libros del A.T, siguieron usándose en los escritos del N.T, para aludir sea a Jesús, sea a sus discípulos.

Jesús nace en un pesebre y es visitado por pastores Lc 2, 1-8. Viene a salvar las ovejas perdidas de la casa de Israel Mt 10, 6; esa misión suya se expresa bellamente en la parábola de la oveja perdida, a la que busca el pastor, dejando las noventa y nueva que no se extraviaron, y por la que siente, al hallarla, una gran alegría Mt 18, 12; Lc 15, 3-7.

 

Como de paso, se menciona que Jesús hizo un milagro junto a la puerta de las ovejas Jn 5, 2 o que expulso del templo a los vendedores de ovejas Jn 2, 14.

En el pueblo de Israel, ansioso de escuchar la Palabra de Dios, ve Jesús un rebaño sin pastor Mc 6, 34; Mt 9, 36. Por eso, para reunirlo, guiarlo, alimentarlo y defenderlo, Jesús se comporta como un pastor bueno, perfecto, cabal. Es el pastor Hermoso, el modelo, el ejemplo de pastores, de acuerdo con las expresiones que, para describirlo, emplea el evangelio de san Juan 10, 1-18.

 

Jesús esta dispuesto a morir para congregar a su rebaño Jn 11, 52; cuando es apresado, ve que sus discípulos se dispersan como lo hacen las ovejas cuando cae el pastor Mc 14, 27 ; Mt 26, 31-32. Con un cordero se compara Jesús, silencioso y sin protestar, cuando es llevado a la muerte He 8, 32. Pero al resucitar, congrega su rebaño, al que juzgara un día según las leyes del amor, separando las ovejas de las cabras Mt 25, 31.

 

Esos acontecimientos de la vida del Señor los recordamos los cristianos, representando en cada diciembre escenas de navidad en los “pesebres”, de los que no pueden faltar algunos rebaños con sus pastores; o entonamos villancicos que evocan sucesos pastoriles: “Vamos, pastores vamos..”

Son múltiples las imágenes de Jesús que ha representado el arte cristiano y, entre ellas, una muy frecuente y popular es la del buen Pastor que guía a su rebaño o que busca a la oveja extraviada.

 

Lastimosamente algunas de esas imágenes son muy sentimentales y de mal gusto. Con razón Van Allmen escribió: “Es preciso deshacerse de la imaginaria ridícula, que nos hace creer fácilmente que el oficio de pastor es una actitud acaramelada y que la pertenecía a un rebaño es una invitación a balar como un tierno corderillo”·

 

 

II. LOS DISCIPULOS Y EL PASTOREO

 Algunos discípulos de Jesús fueron invitados a participar en la función pastoral de su Maestro. El lo había manifestado a sus seguidores, al decirles: “No he sido enviado mas que a las ovejas perdidas de la casa de Israel” Mt 15, 24.

 

Ya resucitado, Jesús confió a Pedro la misión de pastorear y apacentar a su rebaño: El apóstol participaría axial de la misión de Jesús, pero los corderos y las ovejas seguirán perteneciéndole a Jesús. Por eso le dice: “Apacienta mis corderos”, “Pastorea mis ovejas” Jn 21, 15-17.

Jesús seguirá siendo el Gran Pastor de las ovejas 1 Pe2, 25, el Supremo pastor y Príncipe de los pastores 1 Pe 5, 4, el Pastor y Guardián de las ovejas, antes descarriadas y ahora reunidas en el redil (Heb 13, 20-21. El es el Pastor que apacienta apoyado en su vara de hierro Ap 2, 27; 12, 5; 19, 15. El que esta en medio del trono, será el pastor que conduzca “a las ovejas hasta las fuentes” Ap 7, 17.

 

El es el Pastor de quien bellamente escribió fray Luís de León: “No ocupa su cargo por caso o por suerte, sino nacido y destinado por el Padre para ello; no guarda el ganado que halla, sino que El mismo se hace su rebaño, y de animales fieros nos torna ovejas; murió por nosotros y no nos da otro pasto que a si mismo; Pastor, finalmente, ahora y siempre por los siglos de los siglos”

 

Con este modelo de pastor, los discípulos recuerdan que Dios mismo había anunciado que daría a su pueblo pastores que le fuesen fieles y que ejerciesen su oficio con inteligencia y sabiduría Jer 3, 15, y reconocen que a algunos de ellos les competía ejercer ese ministerio de pastoreo a favor del rebaño del Señor Ef 4, 11 y que el mismo Jesús, por su Espíritu, les confiaba esa faena He 20, 28-31.

Si concentramos nuestra mirada en los escritos del Nuevo Testamento, podemos decir que en ellos la palabra pastor aparece 18 veces; y el verbo pastorear, 11 veces. Las voces rebaño y rebañito se encuentran 5 veces cada una. El verbo apacentar, 2 veces. El sustantivo oveja 35 veces en los evangelios y 2 veces más en las epístolas (Cartas); el diminutivo ovejita, 2 veces; y corderito 1 vez. A ello podríamos añadir la palabra Cordero, aplicada a Cristo, que aparece 16 veces. “Ese Cordero, que esta junto al trono de Dios, será el Pastor. Bajo su guía, las ovejas no pasaran hambre ni se fastidiaran con el calor del sol y el bochorno sino que Irán a las fuentes de agua viva” Ap 7, 17.

 

Todos estos términos, antes citados, suelen referirse a pastores, propiamente dichos, a Dios, a Jesucristo, a la Iglesia y a los jefes de la comunidad cristiana.

 

III.¿UNA METAFORA SUPERADA?

Algunos escritores han sugerido que las figuras de pastores y rebaños eran propias de una civilización rural ya prácticamente desaparecida y, por tanto, no podrían decir nada al hombre moderno, que se mueve en un mundo urbanizado y técnico. Aceptan que en algunos lugares del planeta todavía hay ovejas y rebaños, pero que son explotadas a gran escala y con métodos que nada tienen que ver con el pastoreo de los antiguos. Es cierto que en algunos campos todavía se ven campesinos que poseen ovejas, pero viven en lugares alejados del gran público.

 

Por eso opinan que para comunicar el pensamiento bíblico transmitido con imágenes pastoriles ha de buscarse un vocabulario diferente que hablé de Dios con ideas y palabras propias del siglo XXI, y sugieren voces como “general”, “presidente”, “gerente” y hasta algún autor habla de un celador de parqueadero para referirse a la oveja perdida y al pastor que quiere hallarla, como si se tratase de un automóvil robado que la policía busca hasta que lo recupera.

 

Dentro de esa línea, Harvey Cox opinaba que “el que se empeña en seguir llamando a Dios «pastor», en una sociedad industrializada, podrá parecer religioso, pero es en realidad incredulo como el que mas”.

A pesar de reconocer la buena fe de esos pensadores, creemos que la imagen del Buen Pastor es y será insistituible. La literatura y el arte eclesial y las oraciones litúrgicas la han grabado en la conciencia de la Iglesia, desde las catacumbas hasta nuestros días. Por eso, las palabras dichas en abril de 1953 por PIO XII parecen conservar toda su fuerza: “La Iglesia es comparada a un edificio, a un reino, a un cuerpo. Mas, para mi, la metáfora mas grata es la del rebaño y el pastor”.

 

CONCLUSION

 

  1. Cuando en la Biblia se usa la palabra “pastor”, a veces designa a un grupo de trabajadores rurales (los pastores de Belén), o al Dios Padre amoroso del cielo (Tu eres mi Pastor, salmo 23), o a Jesús, buen Pastor (Jn 10, 10), o a los jefes de la comunidad (Ef 4, 11; Jn 21, 16; He 20, 28; 1 Pe 5, 1-2)
  2. En el Nuevo Testamento se usan con frecuencia las palabras pastor y ovejas para aplicarlas a las realidades cristianas.
  3. Jesús aparece como el Buen Pastor. Los textos del Antiguo Testamento que afirman que Dios es nuestro pastor se le pueden aplicar a Jesús.
  4. Ser pastor es un oficio difícil y comprometedor, no un cliché sentimental.
  5. Algunos discípulos de Jesús reciben de su Maestro el encargo de pastorear a los demás discípulos.
  6. La imagen del pastor sigue siendo actual para hablar de Jesús, pues esta arraigada en la mente y en el lenguaje de los cristianos.

¿Cómo pastorear hoy en La Comunidad?

 

  • Tener los ojos fijos en Jesús, autor de nuestra salvación 2 Tim 2, 8-13; Heb 12, 2; Col 1, 15-20.
  • Orar y suplicar a Jesús la gracia para dirigir el rebaño 2 Cor 1, 3-7; Ef 3, 14-19.
  • Prestar su servicio no como dominadores, sino como siervos de Jesús 1 Pe 5, 1-4.
  • Esforzarse hasta que todos, pastores y rebaño, alcancen la meta 1 Pe 2, 21-25.
  • El pastor guiara a sus ovejas en la lectura de los evangelios, como ruta ideal para conocer a Jesús.

Vistas: 862

Responde a esto

Fotos

Cargando…

Enlaces de interés

Servicio Informativo Semanal de la Conferencia Episcopal Peruana

Haga clic aquí:

Dale una mirada a nuestra revista: Joseph
.








 

Vale decir que este espacio no fuera posible sin el apoyo de Jesús, María y el significativo aporte del RP. Guillermo Inca OSJ

© 2014   Creada por Red María Misionera.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio